lunes, 5 de octubre de 2009

El juego de la silla

En la casa de un amigo hay un par de sillas para escritorio que me encantan, tienen un lindo diseño y son bastante cómodas. Casualmente, el sábado me topé con una tienda donde tenían exactamente las mismas sillas; como no tenía mucho qué hacer, decidí entrar a preguntar cuánto costaban.

El negocio era atendido por su propia dueña, así que fue ella quien me informó el costo del mueble: 6500 Bsf. Debo aclarar para los lectores de otros países que esto representa más de mil dólares al cambio no oficial. ¡Una silla!

Sabiendo que mi amigo había comprado las suyas no hace mucho tiempo y que él sería incapaz de pagar eso por una silla, llegué a la conclusión de que la comerciante me estaba queriendo estafar. Por lo que una vez que respondió mi pregunta, quise jugar un poco con ella:

MACGLOBIA
Humm... ¿6.500?
Y dígame, ¿hace algún descuento si compro varias?

COMERCIANTE
¿Más de una? ¿De cuántas estaríamos hablando?

MACGLOBIA
Necesito seis

COMERCIANTE
(con los ojos abiertos como un dos de oros)
¡¿Seis?!
¿Y para qué las quiere?

MACGLOBIA
Para una oficina, para el salón de conferencias.

COMERCIANTE
(Completamente convencida de que yo tengo que estar loca)
Bueno, para salas de conferencias tengo unas más económicas.

MACGLOBIA
Sí, sí, pero me gustan ésas, las de 6.500

COMERCIANTE
¿Dónde queda la oficina?

MACGLOBIA
En La Lagunita
(Una de las zonas más caras de la ciudad)
¿Tienen transporte hasta allá?

COMERCIANTE
Sí, sí, por supuesto.

MACGLOBIA
¿Tiene un catálogo que me pueda dar?

COMERCIANTE
Bueno, no tengo uno que le pueda dar para que se lo lleve, pero le puedo mostrar...

MACGLOBIA
(Con dramática cara de decepción)
Ah... no tiene catálogo...
¿Una tarjeta de la tienda, al menos?

COMERCIANTE
Bueno, tarjeta-tarjeta, no, pero le puedo dar un papelito con el número de la tienda.

MACGLOBIA
Sí, será...

La señora me entrega un trozo de papel con el nombre y teléfono de la tienda, yo lo guardo en un bolsillo y le digo que la estaré llamando en el transcurso de la semana. Finalmente salgo de la tienda con una sonrisa maligna.

Hoy consulté en mercadolibre.com los precios de las fulanas sillas y confirmé mis sospechas. Cuestan entre 1.500 y 2000 BsF. Me sigue pareciendo bastante plata para unas sillas, pero ni se acerca a lo que pretendía cobrarme aquella mujer.

Por otra parte, es totalmente lamentable que en una tienda donde la mercancía tiene esos precios desorbitantes, no tengan ni siquiera una tarjeta decente que entregarles a los clientes y ni hablar de los catálogos...

Sólo espero no tener que volver a entrar ese local jamás, porque no voy a poder aguantar la risa.







4 comentarios:

Nuri dijo...

No sé si es ladrona o boluda, porque evidentemente no tiene ni la rep... idea de cuánto está cobrando el producto la competencia (digo, si no tiene ni tarjetas, menos debe tener idea de marketing).

hector dijo...

cómo que no??? pasa, entra y dile que las compraste en mercadolibre por un quinto de lo que ella te pedía... que compraste las seis por el precio de una... procura que alguien te escuche, ahí sí que te vsa a reír de la risa... puedes fingir que "ahora" buscas otra cosa

B.i.t.c.h dijo...

Y te leo yo q tengo cm un año de andar buscando (en mi país) un pinche sillón -o armchair cm sea- en menos de $1000. He dado cuenta de q ¡es imposible!
En internet si hay pero cn el transporte y todo salen casi igual. :( bueeee
Bien x vos q la agarraste en la usurera!

chaussures nike shox R5 dijo...

Informations utiles. Je vais certainement regarder le classement. J'ai besoin de récupérer une copie.